Bienvenido 2021

31 de diciembre de 2020

Diciembre suele ser un mes para hacer balance a nivel empresarial y comprobar lo que ha dado de sí el año, comparar con el ejercicio pasado y sacar conclusiones. Este 2020 tendría que ser un año para olvidar a todos los efectos pero en Decoraciones EGEA siempre nos ha caracterizado esa faceta de ver lo positivo donde apenas existe luz. Somos una empresa que nació de una maquina de coser, unas manos y mucho empeño de su fundador, Manuel Egea, que, con mucho esfuerzo y sacrificio, fue tejiendo el futuro de esta empresa que ya cuenta con más de un centenar de empleados repartidos por varios continentes. 

El 2020 empezó muy bien, con una proyección de reforma de hoteles emblemáticos y con proyectos de alto standing sobre la mesa. Nuestro trabajo exclusivo e interdisciplinar facilitaba la entrada de grandes proyectos únicamente reservado a empresas de prestigio internacional. Y allí estábamos nosotros, trabajando codo con codo con los grandes porque reconocidas cadenas hoteleras querían que sus establecimientos también llevaran el sello EGEA, ese que marca una calidad extrema avalada por un trato único y personalizado.

Llegó marzo y parece que el mundo se frenó en seco. Durante varios meses el caos se apoderó de nosotros y las noticias no dejaban de ser desalentadoras desde el punto de vista sanitario y económico. En Decoraciones EGEA vivimos un primer momento compartiendo la preocupación que asolaba a la sociedad pero pronto nos dimos cuenta que el miedo no tenía que acabar también con nuestra capacidad de sobreponernos por lo que decidimos levantarnos y hacer algo por la sociedad. Así fue como transformamos nuestro negocio de manera provisional y abrimos una nueva línea de trabajo que ha contribuido a mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad y mejorar la prevención de nuestros sanitarios. 

A nuestra habitual actividad hemos añadido la confección de elementos textiles con acabados que previenen la proliferación del Coronavirus, hemos dado millones de puntadas que se han convertido en miles y miles de batas sanitarias que se han repartido por centros hospitalarios y hemos sido elaborado mascarillas para una multitud de empresas que han confiado su seguridad en nosotros. 

Finalizamos el año con una voluntad expresa de romper la inercia que se ha adueñado de nuestras vidas. La situación sanitaria obliga a paralizar la economía solo si somos capaces de permitirlo. En EGEA nos imaginamos el futuro dentro de cinco años y sabemos que, para generar riqueza y competitividad, tenemos que realizar un doble esfuerzo para recuperar la normalidad. Por ello hemos reiniciado nuestra actividad en el extranjero porque es una manera más de ayudarnos unos a otros. 

Diciembre marca ese principio del fin y la vuelta a la normalidad empresarial para nuestra empresa. Y ha sido precisamente en República Dominicana donde hemos querido simbolizar ese nuevo rumbo cargado de esperanza. Hemos vuelto al Caribe con proyectos de reactivación económica y mucha ilusión. Hemos vuelto para recuperar reformas que se habían quedado estancadas con la pandemia y hemos vuelto para iniciar nuevos contactos con el sector turístico del país. Pero sobre todo, hemos vuelto para estar cerca de nuestro personal que trabaja allí porque ahora más que nunca queremos arropar a todo el potencial humano que hace grande nuestra empresa. 

Llegará enero y con él un nuevo año lleno de ilusiones renovadas y esperanzas recuperadas. Llegará 2021 y generaremos empleo y riqueza de la mejor manera que sabemos, ideando proyectos exclusivos que nos caracterizan como empresa especializada en decoración textil en sectores de hostelería, restauración y viviendas de lujo.